Nuestro Blog

¿Cuál es la utilidad de las puertas cortafuegos?

El presente artículo lo hemos diseñado especialmente para crear conciencia acerca del apropiado uso de las puertas cortafuegos en espacios susceptibles a incendios, ya que este tipo de puertas son vitales para impedir que las llamas se expandan a través de un recinto y provoquen mucho más daño del que pueden provocar. Se confeccionan en distintos materiales (madera, vidrio o metal) y son muy usadas en centros comerciales o restaurantes, si no las conoces a continuación te las presentamos.

 

¿Qué son las puertas cortafuegos?

Son un tipo de puerta especial cuyo principal objetivo es cortar la propagación de las llamas en un espacio cerrado. Cuentan con un particular sistema de apertura que permite a las personas abrirlas fácilmente en momentos de desesperación. También se les llama puertas RF (Resistentes al Fuego).

 

Las puertas pivotantes metálicas son el modelo más usado de estas puertas ya que resisten temperaturas de 180 °C y se instalan en marcos especialmente diseñados para cortar el paso de los gases y resistir temperaturas de hasta 360 °C. De esa manera, estas puertas no sólo impiden lesiones por la propagación de las llamas, también impiden intoxicaciones por la propagación de los gases.

 

El nivel de seguridad de las puertas cortafuegos está regulado y homologado por la norma UNE-EN 1634-1, por lo tanto, si requieres más información al respecto puedes consultarla vía web.

 

¿Cómo funcionan las puertas cortafuegos?

Las puertas cortafuegos cuenta con una compartimentación que es la encargada de impedir el paso del fuego en el mejor de los casos o, en el peor de los casos, retrasa la propagación de las llamas dándole el tiempo necesario a las personas de huir.

 

El objetivo de estas puertas no es precisamente la seguridad contra los ladrones, por lo que tienen cerraduras tradicionales y nunca se cierran con llave para permitir que en caso de emergencia las personas huyan a través de ella sin obstáculo alguno. Cuentan con un sistema automático de cierre para evitar que se dejen abiertas y las llamas pasen sin reparo.

 

Características de las puertas cortafuegos

  • Sectorizan huecos de grandes dimensiones para impedir de manera más eficiente la propagación de los incendios.
  • Son adaptables a cualquier espacio o lugar para realizar su función eficientemente.
  • Operan de manera manual, automática o semi-automática.
  • Se instalan en marcos especiales y sellados que impiden el paso de gases de un lugar a otro. Tecnología electro-imán se usa en muchos casos para lograr un perfecto sellado.

 

Tipos de puerta cortafuegos

  • Puerta cortafuegos de hoja: se construye con dos chapas de acero y con un relleno de lana de roca que impide una alta transferencia de calor de un lugar a otro.
  • Puerta cortafuegos guía: a diferencia de la anterior, se fabrica con material galvanizado, teniendo también una óptima baja transferencia de calor.

 

Mantenimiento de una puerta cortafuegos

Como todo objeto, las puertas cortafuegos requieren mantenimientos preventivos. En estos casos se requiere que las puertas no presenten ningún tipo de deformación o rotura que disminuya su poder ignifugo. Tiene un tiempo de vida media de alrededor de 10 años, así que procura cuidarla bien para que cumpla óptimamente su ciclo de vida útil.

Las herramientas que todo cerrajero necesita

El utillaje para los cerrajeros es vital en su día a día, pues les permite realizar sus labores de manera correcta y con un alto porcentaje de efectividad. Si piensas ser cerrajero o simplemente tienes curiosidad por las herramientas que utilicen, en este artículo estaremos hablando de las herramientas principales que todo cerrajero debería tener para ser considerado un profesional. Recuerda que los cerrajeros utilicen tanto herramientas básicas, como las que cualquiera puede tener en su casa, como herramientas específicas que sólo se usan en el ámbito de la cerrajería, por lo que reduciremos la amplia gama que de herramientas utilizadas por los cerrajeros a sólo seis.

 

Ganzúas

Cualquier cerrajero que se considere profesional tiene en su maletín una gran variedad de ganzúas de distintos tamaños y estilos, ya que son estas herramientas las que les permiten brindar servicios de apertura de puertas de manera sencilla y rápida tal como si tuvieran la llave correcta. Lo mejor de estas herramientas es que permiten abrir la puerta sin causarle daño alguno.

 

Dentro del vasto catálogo de modelos de ganzúa que existen, podemos destacar las siguientes:

Ganzúas Rakes: son las más usadas actualmente por su gran capacidad de manipular diversos tipos de pistones de diversos tipos de cerraduras.

Ganzúas Diamond: se usan en cerraduras complejas porque permiten manipular los pistones de manera individual o combinada.

Ganzúas Hooks: con un fenotipo similar al de las Diamond, estas son el tipo de ganzúas especializadas en la manipulación de pistones individuales.

Ganzúas tensión Wrench: es un tipo de ganzúa complementaria que permite aplicar fuerza al giro de la cerradura para que ceda y se abra.

 

Llaves de percusión

Se usan en combinación con un martillo para la aplicación de la técnica del bumping en cualquier tipo de cerradura. Esta llave, que también es conocida como llave maestra, es la más utilizada por los cerrajeros para dar apertura a todo tipo de cerraduras.

 

Existen llaves de percusión para cilindros de seguridad o serreta, sin embargo, al ser muy utilizadas por los ladrones, actualmente son muchas las cerraduras que cuentan con un sistema de protección contra este tipo de llaves.

 

Extractor de cilindros

Como si nombre lo indica claramente, es una herramienta usada para retirar cilindros de una cerradura de manera limpia y rápida. Por ende, es muy utilizada por los cerrajeros en los servicios de cambio o reparación de cilindros.

 

Esta herramienta sirve tanto con cilindros europeos, ovalados o redondos. Se suele usar junto con un tronzador de cilindros o ropedor.

 

Conector Spinner

Es la herramienta más útil para dar alineación al giro de los bombines, permitiendo una apertura de puertas mucho más rápida y sencilla, de ahí a que sea presencia frecuente en el maletín de los cerrajeros.

Taladradora

Se usa en muchas ramas, pero los cerrajeros la utilizan para instalar, quitar o abrir cerraduras. Es una de las herramientas más indispensables en cualquier maletín de un cerrajero. Brocas de diferentes tamaños son necesarias para poder conseguir que la taladradora sea útil en disimiles situaciones.

 

Martillo

Desde poner clavos hasta sujetar cerraduras, los martillos son irreemplazables para los cerrajeros. Como se mencionó anteriormente, también son muy útiles al momento de requerir dar apertura una puerta por la técnica del bumping.

Así funciona una cerradura

Las cerraduras son los elementos principales de seguridad de cualquier tipo de puertas, por lo tanto, suponen un agente de protección esencial para las casas, empresas, locales comerciales, chalets, negocios, etc. Su funcionamiento interno es más complejo de lo que parece y es muy importante que lo conozcas para saber qué tipo de protección te ofrece y, además, para saber los principios básicos de cómo repararla en caso que sufra una avería simple.

 

En este post te explicaremos de manera sucinta el funcionamiento interno de una cerradura convencional. Recuerda que existen muchos tipos de cerraduras disimiles cuyo funcionamiento interno discrepa uno del otro, por ende, en lo consecutivo intentaremos explicarte los principios básicos y comunes que tienen todas las cerraduras del mercado.

 

Historia de las cerraduras

Antes de ahondar en el tema y descubrir cómo funciona internamente una cerradura, es importante que entendamos su origen para, de esa forma, comprender de mejor manera sus mecanismos internos empezando desde lo más básico.

 

Seguramente tú también te has preguntado ¿a quién pudo ocurrírsele crear una cerradura? Pues hasta los momentos a nadie se le ha atribuido la creación de la primera cerradura y, en realidad, muy poco se conoce acerca de sus creadores originales. Lo único que la historia ha podido afirmar con cierta certeza es que las primeras cerraduras fueron usadas 2000 años antes de Cristo y muy posiblemente los asiáticos fueron los principales artífices de su invención.

 

Evidentemente las cerraduras de esa época no son tan sofisticadas como las nuestras de ahora, pero sí brindaban la protección suficiente para seguir usando eficientemente hasta 500 años antes de Cristo, fecha donde sus mecanismos comenzaron a evolucionar. Desde siempre fueron usadas y muy demandadas ya que desde siempre han existido los ladrones y la necesidad de resguardar de manera segura nuestras posesiones de ellos.

 

Evolución de las cerraduras

  • 2500 a.C: cerrojos de madera con cierres simples mediante clavijas.
  • Siglo XV: creación de la primera cerradura compleja metálica.
  • 1778: Barron inventa las cerraduras embutidas.
  • 1784: invención, a manos de Joseph Bramah, de la primera cerradura de ranuras con llaves.

 

Funcionamiento de una Cerradura

Primeramente, cabe destacar que toda cerradura cuenta con un resbalón, el cual es el encargado de impedir que la puerta sea abierta. Dicho resbalón cierra puerta encajándose en su marco, pero cuando usamos la llave para abrir la cerradura, gracias al accionamiento del muelle, el resbalón se encoje y permite la abertura de la puerta.

 

Asimismo, la cerradura cuenta con un tambor interno que permite que el cilindro de su interior gire. El cilindro destaca por sus perforaciones y su clavija, la cual se divide en perno y contra perno, permitiendo así que la cerradura no sea abierta al introducir la llave incorrecta. Sólo la llave con el dibujo afín al cilindro de la cerradura podrá abrirla. Es por eso que son elementos de seguridad, ya que sólo una llave puede abrirlas y no todas las del mundo.

 

Obviamente ese sólo es el principio básico, existen variantes mucho más complejas que brindan mayor seguridad a las cerraduras.